Llega a Pekín la torre que transforma la contaminación en diamantes

Una nueva construcción ocupa las calles de Pekín. No es un rascacielos pero sí, con sus siete metros de altura, el purificador de aire más grande del mundo. Y está dispuesto a mancharse para luchar contra la contaminación.

Puede ver el vídeo en el siguiente enlace

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Saber más.

ACEPTAR